De pronto

Vivimos atrapados en pensamientos tontos, necesidades ficticias, dramas telenovelescos y preocupaciones sin sentido. Le damos sentido a la vida de esa manera porque así nos lo enseñaron.

De pronto hay algo que pasa un día cualquiera, puede ser cualquier cosa, pasa y nos hace ver todo de manera distinta y todo lo que antes nos estresaba nos parece tan insignificante, y dan ganas de disfrutar. Es cuando el cascarón se rompe, es cuando crecemos, y la ruptura duele.

Las formas que tenemos hechas en el interior se hacen cachitos y tenemos que reconstruirlas, para eso hay dos alternativas: la primera es armar todo de nuevo como un rompecabezas, tratar de dejar todo como estaba antes y seguir buscando la felicidad en cosas efímeras; la segunda es tomar solo las piezas de valor y crear, decidir en qué lugar va todo y gozar el proceso, el proceso que no termina, los cambios constantes, las cosas que se descubren y darse cuenta de que la felicidad siempre esta para quien la quiere.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: